La Biodiversidad y el Desarrollo Inmobiliario en Quintana Roo

La Biodiversidad y el Desarrollo Inmobiliario en Quintana Roo

Es imprescindible conciliar la interacción de los desarrollos inmobiliarios convencionales, hacia una actividad sustentable ambiental, económica y social, que se refleje en la mejora de la calidad de vida de la población y el respeto a la biodiversidad.

México es el país más megadiverso en flora y fauna de todo el continente americano después de Brasil. A pesar de que el territorio mexicano representa tan solo el 1% de la superficie terrestre, tiene el privilegio de albergar más del 10% de la diversidad biológica del mundo entero (CONABIO, 2014). Quintana Roo, por su parte, se ubica entre los estados que registran una gran diversidad biológica de animales y plantas, tanto en ecosistemas terrestres como acuáticos.

La biodiversidad es responsable de garantizar el equilibrio de los ecosistemas de todo el planeta, ya que la especie humana depende de ésta para sobrevivir.

Sin embargo, en Quintana Roo, desde el despegue de la actividad inmobiliaria en la década de los 70s, en poco o nada se han contemplado las variables ecológicas como la biodiversidad, sustentabilidad, capacidad de carga etc..

En otras palabras, se ha ignorado el valor agregado económico que tiene la riqueza natural del sitio en donde se han desarrollado gran cantidad de inmuebles.

Existe el concepto del “divorcio” entre lo económico y lo ecológico. Esto es un gran error, pues se ha visto que, en la actualidad, la mayor razón para elegir invertir en propiedades en Quintana Roo tiene que ver con los múltiples beneficios que conlleva “comprar” ecología. Los individuos que invierten en inmuebles ecológicos no solo ayudan al medio ambiente, también añaden la ventaja de ahorrar dinero a largo plazo.

Actualmente, la visión innovadora de desarrolladores de proyectos inmobiliarios en la región están adoptando un mayor interés en adecuar proyectos respetando los atributos ecológicos de los terrenos en donde desarrollarán su inmueble. A su vez, están incorporando un valor a su producto el cual responda a la tendencia de compradores que buscan un contacto con la naturaleza e identificando las estrategias y herramientas para la integración de la biodiversidad como base para un desarrollo sustentable.

Con certeza, el número de compradores que buscan viviendas verdes continuará creciendo en el futuro. Por esta razón, los propietarios tienen realmente una buena inversión en sus manos y se verán beneficiados considerablemente cuando llegue el momento de vender su propiedad y convertir en efectivo su inversión ecológica. Esto sucederá siempre y cuando adopten la actitud de respeto a la biodiversidad, no solo con el medio ambiente, sino cultural y social a fin de lograr un desarrollo socioeconómico en armonía con la naturaleza. Promover la inversión, la generación de empleos y de ingresos, el bienestar económico y social, y una mejor calidad de vida para la sociedad.

Hot Videos