La nueva cosmética desnuda

Piensa en todo el plástico que usas a lo largo del día. El café para llevar que tomas por la mañana; las verduras envasadas que van en bandejas de plástico que, a su vez, van dentro de otra bolsa de plástico. ¡Ah! Y no te olvides de los cubiertos que te han dado con la comida para llevar a mediodía.

Y, si sigues dándole vueltas, probablemente la lista crezca hasta alcanzar un número insospechado de envases. Lo bueno de ser conscientes de la cantidad de plástico que utilizamos es que podemos pensar en formas de reducir su uso (ya sabes, el primer paso es reconocerlo). Ahora, con la nueva gama de Navidad las cosas son mucho más fáciles, por lo menos con todo lo que tiene que ver con la cosmética. Sigue leyendo para descubrir cinco cosas que puedes esperar sobre los nuevos productos desnudos.   

 

Lo de los productos desnudos no es nuevo, ¡ni mucho menos!

“Sin quererlo, empecé a hacer productos desnudos y, a partir de ese momento, he seguido ese camino. Mi primer invento fue el champú sólido a finales de los 80. Desde entonces hemos llevado el concepto mucho más lejos”, explica Mo Constantine, cofundadora de Lush e inventora de productos.

La nueva gama de Navidad está repleta de creaciones al desnudo, desde acondicionadores corporales sólidos, que se funden de forma delicada en la piel; pasando por geles de ducha sólidos, repletos de jugosos ingredientes; hasta barritas de masaje sorpresa hechas a partir de hidratantes mantecas de cacao que dan el toque perfecto a la piel.

La formulación de los geles de ducha sólidos es completamente diferente a la de los jabones sólidos.

Es probable que, al echar un vistazo a la nueva colección de productos sólidos, acabes pensando ¿y qué diferencia hay con la versión envasada? “Los geles de ducha sólidos funcionan exactamente igual que la versión líquida, puedes utilizar cualquiera de los dos”, cuenta Daniel Campbell, inventor de productos y científico especializado en cosmética.

La diferencia principal es que los geles sólidos tienen una fórmula concentrada que no contiene agua. Cuando entran en contacto con el agua de la ducha se hidratan y hacen espuma, como un gel normal. “Los productos sin envases, que también suponen un gran ahorro de agua, tienen que ser tan buenos como los envasados, o incluso más. Por eso, hemos empezado con los geles”, detalla Campbell.

Es mejor invertir en ingredientes que en envases

Muchas veces el envase de un producto supone el 40% o 50% de su precio. Lo que significa que eliminando este costo, el producto puede contener todavía mejores ingredientes. “Poder invertir ese dinero en ingredientes marca la diferencia”, añade Mo.

Así puedes estar seguro de que los nuevos geles sólidos están repletos de ingredientes de calidad que son respetuosos con la piel, el medio ambiente y los proveedores.

Mantén los ojos bien abiertos porque están por llegar nuevos productos al desnudo que te sorprenderán, además de la gama sin envases de Navidad. En Lush ya estamos preparados para desnudarnos, ¿y tú?

image00015
Hot Videos
In the news
Load More