La Selva un Lugar Sagrado para Vivir

Los seres humanos fuimos diseñados para vivir en la naturaleza. La creación es una simple muestra de la grandeza y el amor de nuestro Creador en donde ¡todo es perfecto y armonioso!

Desde que decidí mudarme a una cabaña en medio de la selva ¡soy la persona más feliz del mundo! No hay mejor forma de conectar con la naturaleza que adentrándote en el corazón de la Madre Tierra. Tomar la decisión de vivir entre la paz, la tranquilidad y los sonidos de la fauna es algo de lo que nunca te vas a arrepentir.

Me he dado cuenta de que el lujo no está en una casa de gran tamaño llena de lujos, sino en la naturaleza misma. La paz, la tranquilidad y los sonidos con los que la selva te recibe cada día son una muestra clara de que ahí es donde en verdad pertenecemos.

Además de la calma, la energía y la belleza del lugar, está demostrado científicamente que vivir en la selva tiene muchísimos beneficios para la salud.

Los árboles emiten aceites como protección contra gérmenes e insectos. Estos aceites, llamados phytoncides, ayudan a nuestro sistema inmunológico, bajan nuestra presión arterial y los latidos de nuestro corazón y, además, reducen el estrés.

Gracias a que nuestra energía incrementa, cualquier síntoma de depresión desaparece. ¡Esto explica por qué todos los días me levanto tan feliz!

Por si esto fuera poco, viviendo en un lugar tan mágico se aprende a respetar y amar a la naturaleza, porque te das cuenta de lo valiosa que es para una vida placentera. Esto despierta nuestra conciencia y nos acerca a usar prácticas más amigables con el medio ambiente y por nuestra salud.

Ahora ya lo sabes, si tienes demasiado estrés o sientes que la depresión llama, la mejor terapia es ¡vivir en la selva!

Hot Videos